jueves, 9 de julio de 2009

Savater falaz

Savater publica hoy en El País Los herejes imprescindibles. Si no fuera él quien es, el primer párrafo de su artículo habría podido ser una perfecta introducción al comentario de cabecera de uno de tantos miembros del grupo nada organizado de críticos con la línea oficial de UPyD:

Lean, lean:

"En los primeros tiempos del cristianismo, cuando la ortodoxia aún no estaba definitivamente establecida -si es que lo ha estado alguna vez- y abundaban las vehementes discrepancias, algunos padres de la Iglesia más imaginativos solían asegurar: "oportet et haéreses esse" (o sea, que conviene que haya herejías). Ellos lo decían suponiendo que refuerzan la fe, pero también podríamos afirmarlo si creemos que los herejes sirven para espabilar a los creyentes y hacerlos más reflexivos, menos simplistas en sus dogmas. A quien le incomodan las perplejidades porque turban su placidez sectaria, los herejes sólo le despiertan ansias inquisitoriales y exterminadoras; pero a los capaces de pensar por sí mismos, aunque guarden fidelidad a su familia ideológica, los herejes les ayudan a conocer mejor las razones, los límites y sobre todo las posibles alternativas razonables de su compromiso."

¿Verdad que podría estar refiriéndose a la ortodoxia representada por Gorriarán & Co. frente a la cual se rebela la disidencia hereje?

El comienzo del segundo párrafo continúa en la misma línea. Es decir, bien:

"Algunos residuos quedan del franquismo en la política española y el peor de todos es la tendencia a la "adhesión inquebrantable": los míos son los míos, con razón o sin ella. Se elige un campo y se adopta una ceguera voluntaria contra cuanto puede cuestionar su excelencia, por verosímil que resulte. O somos o no somos: y claro, somos... ay."

La adhesión inquebrantable sería precisamente la exigida por los ortodoxos del Consejo de Dirección a los militantes y simpatizantes de UPyD.

Pero, como él dice, ay, es a partir de ahí cuando Savater da un giro bastante previsible y, en pleno anticlímax, identifica ortodoxos y herejes. Contra lo que parecía, los buenos -los herejes- son los oficiales-updyanos y los malos-malosos-ultraortodoxos son los críticos.

Pero, ¿qué ha pasado aquí? ¿de qué estamos hablando? ¿quién se ha perdido?
Nadie. Savater incurre en una falacia conocida como falacia del hombre de paja. Su patrón general viene a ser el siguiente:
  1. Una persona, A, sostiene X.
  2. Otra persona, B, ignora lo sustantivo de la posición X y presenta alternativamente Y.
  3. B ataca Y como si Y fuera la posición de A.
Cualquiera con un mínimo interés que haya seguido la crisis interna de UPyD sabe que el denominador común de la crítica contra la cúpula dirigente del partido es la falta de democracia interna (ésta sería la posición X de los críticos, identificados con A).

Fíjense lo que dice Savater -B según el anterior esquema- en su cuarto párrafo:

"Pero lo más interesante de estas críticas, pintoresquismos aparte, es que revelan muy bien el funcionamiento de la mentalidad ortodoxa contra la herética: se denuncia como escandaloso tratar los asuntos políticos y sociales cada cual por sí mismo, objetivamente, en lugar de encuadrarlo en una global "forma de pensar" estereotipada de derechas o de izquierdas. Por lo visto, así no vale."

Esta es la posición Y. La falacia es de libro. O, de otra forma, así se las ponían a Fernando VII.

Vamos a ver: ¿qué es eso de que se denuncia como escandaloso tratar los asuntos políticos y sociales cada cual por sí mismo, objetivamente... y bla, bla, bla? ¿A quién cabe atribuir semejante práctica? ¿En quién piensa Savater? ¿Se ha molestado en leer alguno de los numerosísimos comentarios críticos que se encuentran en la red? ¿O más bien juega al despiste, a ver si algún lector particularmente poco avisado cae en la trampa?

El penúltimo párrafo transcurre ágil. Con Voltaire de la mano, y una vez refutada la posición Y -sólo presente en el artículo, ¿también en la cabeza?, de Savater-, tiene lugar la recitación de algunos de los elementos principales del ideario updyano (omite en un nada sorprendente lapsus aquellos relativos a la democratización de los partidos políticos...): la denuncia de políticas lingüísticas nacionalistas, la reivindicación de la educación pública, el laicismo efectivo, etc. Sucede, y esto es lo que Savater ignora, que ninguno de los críticos se ha manifestado en contra de estas ideas. Más bien al contrario. ¿A qué entonces este viaje? Está claro: proporcionar al lector amigo una justificación pseudoracional que le haga comulgar con lo importante, el último párrafo:

"Muy bien, me dirá alguno, pero entonces, si la herejía es tan imprescindible... ¿para cuándo la veremos también en UPyD? Bueno, hombre, somos aún jóvenes y tiernos, déjenos crecer un poco. Pero en último término, respondo por mi parte lo mismo que el torero al que elogiaron diciendo que ya sólo le faltaba morir en el ruedo: se hará lo que se pueda..."

Jóvenes y tiernos, se hará lo que se pueda.
Pues vale, maestro.

Esto, en prosa prisaica, no es ni más ni menos que el TAM, TAM, TAM, BANEO, TAM, TAM, TAM de Guzmi The Madriles: prietas las filas, la tribu te llama.


9 comentarios:

Esveritate dijo...

Vergüenza ajena es lo que me entró al leer el artículo en la prensa.
Van acudiendo los desaparecidos a la llamada de la "Divina", como si fuesen los últimos de Filipinas.

Bárbara Paraula dijo...

Hola!, pues vengo a ver la invitación que me ha hecho. Pues sí, falacia, palabra que le encanta a Gorriarán (post del 30 de marzo), pero esta vez, aplicada con toda la razón.

Cierto,
ahí están todos apretando filitas, elaborando argumentos imposibles que no se a quien van dirigidos ya como en los grandes partidos a "movilizar a su electorado", o sea a los cibergorris y compañía, porque desde luego en ninguno de los que habitualmente seguimos el culebrón han hecho mella.

Oiga eso de que Guzmi forma parte del consejo de dirección es guasa ¿no?

Funes Memorioso dijo...

Muchas gracias por la visita, doña Bárbara.

¿Que si lo de Guzmi es guasa?
Guasa podría ser que tras ese apodo estuvieran Rosa, Gorriarán o Fabo.
Lo de Guzmi, a día de hoy, más que guasa parece pasado:

Del Blog de RD:

[67] Guzmi The Madriles | 12.07.09 08:09 pm

Querido Laverdad:

Huelga insistir en la procedencia y grafismo de tu nick habida cuenta de que mis propios ojos han visto, mis propios oídos escuchado y/o mis propias narices olisqueado el nauseabundo hedor de cuantos hechos se narraban en la reiterada denuncia. Mas muy cortas han quedado ya semejantes nimiedades en comparación con la cadena de infamias perpetrada por esa cuchipanda comandada por el Coordinador Territorial de Madrid, la última de las cuales tuvo lugar en la reunión del pasado jueves, cuando ya sin ninguna oposición fuisteis purgadas las dos últimas personas de bien que aún quedabais en dicho órgano de opereta. Y mejor no hablar de los asuntos sub iudice.

Dice verdad Sosa Wagner cuando se queja de no haber escuchado los argumentos ideológicos de la supuesta disidencia. No los hay. Me refiero por supuesto a Madrid. Y menos aún entre los que han ganado esta batalla ya que, para más INRI, se trata de auténticas cocorotas, hueras de la más leve opinión no ya política sino meramente gastronómica. No, no. Aquí no se discute de ideología, de esta opción o de aquélla. Eso nunca estuvo en cuestión. Se trata tan sólo de poder dormir a pierna suelta. De la diferencia entre gente y gentecilla, entre personas y personajetes, entre la política o lo que de ella le interesa al ciudadano y el "Aqui hay tomate"... Y, claro está, de la decepción que produce constatar cómo la Dirección ha preferido quedarse con simples estómagos.

Algunos de los artículos colgados después por los patrocinadores de estos blogs son puritita ignominia. Me refiero concretamente a "Agradecimientos", de Carlos (quizá éste se lleva la palma), a la supuesta explicación que hace unos días publicó Rosa, y al que lleva aquí colgado desde ayer acerca de los fenómenos meteorológicos.

Tranquis ex-compadres upeyderos, que no molesto más. Queridos todos, muy a mi pesar yo también echo el cierre.

Una última reflexión que hace unos días compartí con un antiguo amigo (por supuesto no pretendo equiparar): si el trabajo y la dedicación legitimasen absolutamente todo, ¿qué diantres harían en la cárcel sujetos como el violador del Ensanche o Henri Parot?

A los amigos de ayer, hoy y siempre: nos vemos en los bares."


El comentario es una contestación al publicado por las Auroras firmado por Laverdad.

Saludos cordiales.

Bárbara Paraula dijo...

Lo sé, estuve ayer todo el día a la gresca en el blog de RD. Pero no ha respondido a mi pregunta. ¿Piensa que es del CD sólo por un comentario?

Funes Memorioso dijo...

¿Le parece poco?
No es creíble que alguien en el blog de Rosa Díez afirme haber estado en una reunión del Consejo de Dirección y que siendo eso falso no suceda nada (comentario eliminado, contestado, etc).

Bárbara Paraula dijo...

En el blog de Rosa Diez se dicen muchas verdades, pero también muchas mentiras sin que nadie le ponga remedio.

Hombre, la aparente distracción con la que cuenta lo de "la noticia en el consejo de dirección me puso como loco" lo hace parecer real.
Pero también pudo haber ocurrido que cambiara "en" por "tras" o bien consejo de "dirección" por consejo "político".

Pero me parece increible, con la caña que ha metido el señor Guzmi últimamente. Habría que investigarmlo más de cerca.

Funes Memorioso dijo...

Sí, puede. Y hasta que se equivocara de blog y quisiera escribir en el de Rajoy :)

Pero investigue, investigue.
Verá que no me equivoco.

Mientras tanto, y si no lo conoce, puede leer algo sobre el caso Aladan. Aparece también Guzmi por ahí.
Todavia en lo alto del caballo.

Notabilia dijo...

Un análisis impecable.

Bárbara Paraula dijo...

Pues ya está, comprobado, según me dice Cryp le han publicado un montón de artículos en la web. Tenías toda la razón Funes, ya ves, que me creo que sé algo de este tema pero estoy en la inopia..... aunque al menos se más que Sabater y que el CD.

Atento al último articulillo de Gorri, otro autoretrato en su blog.